Problemas Sexuales Comunes y la Disfunción

¿Qué es la disfunción sexual?

La disfunción sexual es un termino clínico, utilizado por profesionales médicos o de salud mental para describir un problema sexual.

Sin embargo, no todos los problemas son de disfunción sexual. El significado de los problemas sexuales y la disfunción sexual ha cambiado con el tiempo e incluso puede variar de un médico a otro.

Los problemas sexuales pueden incluir una falta entusiasmo por tener relaciones o falta de juego sexual. Las disfunciones sexuales normalmente son más serias y pueden ser una mezcla de factores sicológicos o físicos.

La Disfunción Sexual en la Mujer

Las Relaciones Sexuales Dolorosas

Infección – cualquier infección – desde una infección causada por hongos, a una infección de transmisión sexual – puede irritar la vulva y la vagina y causar dolor al tener penetración. Si el coito es doloroso, lo primero que debería hacer es ver a su ginecólogo para asegurarse que está saludable. Una vez ha establecido esto, puede seguir adelante.

Falta de Lubricación – Una señal de excitación en la mujer es la lubricación o que la vagina se moja. La lubricación reduce la fricción durante el coito. Sin la lubricación, la penetración puede doler o arder. La solución depende de la causa:

Es posible que su vagina sea penetrada antes de que este suficientemente excitada para producir suficiente lubricación. Tome más tiempo con el juego sexual y otros tipos de intimidad sexual antes de tener relaciones sexuales con penetración. Esto aumenta la lubricación de su vagina y también permite que la vagina se relaje y se expanda y por lo tanto aumentando la comodidad durante la penetración. Esta es la solución para la mayoría de los casos.

O puede ser que su cuerpo produce menos lubricación de lo que necesita para tener penetración cómoda. Este es el caso para muchas mujeres y puede ser por un sin numero de razones, por ejemplo por cambios hormonales o por tener relaciones sexuales que duran bastante tiempo. En este caso, puede suplementar sus fluidos naturales con un lubricante comercial como KY, ID Astroglide, Wet Platinum o muchos otros. Recuerde que lubricantes a base de aceite degradan los condones de látex y los “dental dams” y que los lubricantes hechos de silicona no son compatibles con la mayoría de los juguetes sexuales hechos de silicona. Aun para las mujeres que se lubrican lo suficiente naturalmente, el agregar más lubricante puede hacer que se sienta mejor y sea más fácil el sexo.

Los cambios hormonales y algunas drogas también pueden afectar la lubricación. Si el problema persiste, revise si es un efecto secundario de sus medicamentos.

Vaginismo

Vaginismo se refiere al dolor y la incapacidad de tener penetración vaginal (si la persona desea la penetración). Las causas son varias y en muchos casos desconocidas. Un buen recurso para identificar y encontrar información es la Asociación Internacional para el Estudio de la Enfermedad Vulvovaginal (ISSVD por sus siglas en Ingles).

Dispareunia

Dispareunia es el nombre técnico para el “dolor durante el coito”, específicamente irritación de la vulva, la apertura de la vagina o la vagina por trauma, infección o ansiedad. Es posible que las mujeres sientan dolor en diferentes momentos de su vida y por diferentes razones (cambios hormonales, ansiedad, falta de interés en el sexo y problemas médicos). El dolor puede ser por falta de lubricación, infecciones vaginales o otros problemas de la vulva como vulvodinia o vestibulitis vulvar. Ayuda medica puede ayudarle a identificar y obtener tratamientos para algunas condiciones medicas.

Para más ayuda, es posible que le pueda ayudar el libro “The V Book: Guía para la Salud Vulvovaginal por la Dra. Elizabeth Stewart (cubre la vulvodinia y la vestibulitis vulvar). Para más información sobre el dolor vulvar, visite la pagina de Internet de la Asociación Nacional de Vulvodinia.

Falta de Deseo

Primero que todo, está bien si no quiere tener relaciones sexuales. Tener la capacidad para tener relaciones sexuales no necesariamente quiere decir que lo desea.

Si usted está en una relación, una caída en el interés puede ser problemática y estresante. Podría ser una señal de que algo más está sucediendo – en su vida sexual, en su relación, o en su vida diaria. Por otro lado, el interés sexual fluctúa a lo largo de una relación y durante toda la vida.

Algunas de estas cosas pueden afectar su deseo sexual:

Algunas mujeres, pero no todas, tienen una disminución del libido por la pastilla anticonceptiva u otros anticonceptivos hormonales. Esta caída puede estabilizarse en unos pocos meses. Una solución es utilizar un tipo de control de natalidad diferente que no tiene hormonas o experimente con una píldora diferente que tiene una mezcla de hormonas o dosis diferentes hasta que encuentre una que funcione mejor para usted. Hable con su ginecólogo(a) sobre esto.

Se ha demostrado que otros medicamentos, tales como antidepresivos, afectan el interés sexual y la capacidad de algunas mujeres para excitarse. Hable con su doctor(a) si esto le preocupa.

Cambios en su estilo de vida – la perdida de un trabajo, empezando un nuevo semestre o mudarse a un lugar nuevo – pueden afectar su deseo sexual. El estrés en cualquier forma puede tener un efecto debilitador en su nivel de deseo sexual. Por otro lado, hay personas que buscan tener relaciones sexuales cuando están estresados(as) o ansiosos(as). De cualquier manera, la mejor solución es aprender maneras saludables de lidiar con el estrés: comer bien, hacer ejercicio, comunicarse y buscar ayuda cuando se siente agobiado(a).

Otra cosa de recordar es que el deseo va y viene, como cualquier otra función del cuerpo humano. A veces uno tiene hambre y a veces no. A veces quiere sexo y a veces no. Alguna fluctuación es normal y no necesariamente es una seña de disfunción.

La falta de orgasmo

LLa sexualidad femenina ha tenido un cambio completo en los últimos 50 años, cuando nos negábamos que las mujeres tenían orgasmos versus ahora que existe la presión de siempre tener orgasmos y tenerlos fácilmente al tener relaciones sexuales. (¿Cómo venderían revistas de mujeres sin “el orgasmo” en la portada?). De todos modos, todas las mujeres pueden tener orgasmos y la experiencia orgásmica de cada mujer es muy individual.

Nunca ha tenido un orgasmo – Para muchas mujeres, saber lo que se siente bien y lleva al orgasmo, es algo aprendido. Ya sea con un(a) compañero(a) o con uno mismo, explorar lo que se siente bien es el primer paso para crear la excitación que puede causar un orgasmo. Trabajar para lograr una “meta” no necesariamente es sexy, así que tómelo con calma y disfrute el proceso. No espere tener un orgasmo con cada encuentro, pero puede buscar pistas sobre lo que se siente bien – al tocarla donde se siente mejor y más excitante, cuanta presión se siente bien en o alrededor de su clítoris y otras zonas genitales. (Vea nuestra página de recursos sobre el cuerpo para obtener más detalles …)

No puede tener un orgasmo en cierta situaciones – Para muchas mujeres, todo tiene que ver con el lugar, el tiempo indicado, el movimiento, el tacto o el estímulo correcto. ¡No tiene nada de malo tener orgasmos solo bajo ciertas circunstancias!

La Disfunción Sexual Masculina

Eyaculación Prematura o Rápida

Eyaculando rápido, antes que lo quiera es muy común en los hombres jóvenes. Cuanto dura el coito y otras actividades sexuales pueden variar a medida que un hombre tenga más edad y más experiencia sexual. Aquí hay dos técnicas comunes que puede usar para entrenarse para aumentar el tiempo de sus encuentros sexuales

La técnica de “Pare y Siga”:  pare la estimulación antes de llegar al punto cuando es inevitable que va a tener un orgasmo y permita que su nivel de excitación baje un poco (aproximadamente unos 30 segundos) y luego puede volver a la estimulación; repita otra vez este proceso. Al principio lo difícil es saber cuando parar, pero con la practica (solo o con su pareja) puede aprender a tener mucho control sobre su eyaculación .

La técnica de la “compresión”: justo antes de llegar al punto cuando es inevitable que va a tener un orgasmo, detenga la estimulación del pene y aprete firmemente aproximadamente por 10 segundos la cabeza del pene con la mano. Esto reduce el reflejo eyaculatorio (y posiblemente la erección también) de la misma forma que morderse el labio detiene un estornudo. Después, puede seguir con la estimulación y repita el proceso si es necesario.

Puede leer más sobre estas técnicas en el libro “La Eyaculación  Precoz: Como reconocerla, tratarla y superarla” por Helen Singer Kaplan.

Algunos antidepresivos pueden reducir la excitación sexual, dándole más control.  Puede hablar con su medico para determinar si estos medicamentos serian una buena opción para usted.

Los condones también pueden ayudarles a los hombres a durar más tiempo.

Mientras que para algunos hombre la barrera del condón es suficiente para que un hombre dure más durante el sexo, los fabricantes de condones han creado condones que reducen la sensación (a veces les llaman “condones para controlar el clímax”). Estos condones tienen un liquido adentro que adormece la piel (normalmente benzocaína) que es para disminuir la sensibilidad del pene y así ayudando a los hombres a demorar la eyaculación.

Algunos hombres tienen reacciones de la piel (picazón, ronchas, etc.) a la benzocaína o lidocaína – y un porcentaje pequeño de hombres pierden su erección (ya que está disminuyendo la sensación un poco). Un lubricante mentolado o enfriador también puede ayudar a prolongar la eyaculación, mientras que un lubricante que se calienta puede aumentar la sensación y el flujo de sangre, acelerando las cosas.

Si quiere intentar usar estos métodos, es posible que desee probarlos al masturbarse para ver como se va a sentir. Asegúrese de usar un condón para evitar la irritación vaginal o anal.

Disfunción Eréctil

No poder lograr una erección es más común en hombres mayores, pero sin duda sucede también entre los hombres más jóvenes. Alrededor de la mitad de todas las disfunciones eréctiles son “orgánicas”, lo que significa que está causado por algún problema físico. Estos problemas físicos pueden ser cualquier cosa que afecta el flujo sanguíneo. Así que el primer paso es ir al médico y tener un chequeo de la salud.

Otra de las causas de la disfunción eréctil es la ansiedad – ya sea sobre el funcionamiento sexual o simplemente la ansiedad de la vida en general. La mejor solución es aprender técnicas para reducir la ansiedad con la ayuda de un terapeuta.

El alcohol y anfetaminas (como Adderol) pueden reducir la función eréctil, temporalmente. Drogas, como Viagra, Levitra y Cialis, pueden ayudar a fortalecer las erecciones que no son muy fuertes. Estos medicamentos no causan excitación directamente.

Eyaculación retardada

Hay hombres que encuentran que la actividad sexual sigue y sigue y parece que no puede llegar a un clímax (o orgasmo), ya sea con una pareja o por medio de la masturbación. Esto podría ser un efecto secundario de algunos medicamentos, como antidepresivos. Pero la mayoría del tiempo, la eyaculación retardada tiene un componente psicológico. Terapeutas sexuales calificados le pueden ayudar en tratar este problema.

La falta de deseo

Aunque más a menudo es un problema para las mujeres, los hombres también pueden perder interés en el sexo en distintos momentos y situaciones o pueden sentir que les falta el deseo sexual totalmente. Los estados emocionales, especialmente la depresión, pueden ser factores en la falta del libido, al igual que el conflicto y el estrés pueden causarlo. (véase más arriba)